lunes, 8 de octubre de 2012

Duvan Zapata: “Soy un agradecido con la gente de Estudiantes”


El colombiano le quiere devolver el afecto con goles

ENTREVISTA Por ADRIAN D’AMELIO

Esta segunda parte del año no había arrancado bien para Duvan Zapata (21 años). Se lesionó en el primer partido de la pretemporada del plantel albirrojo; mientras que cuando retornó a las canchas se volvió a resentir lo que le llevó al colombiano a superar otro período de recuperación.

Claro que una vez que se sobrepuso de la lesión, el atacante colombiano tampoco tuvo el mejor regreso a la actividad, ya que fue expulsado a los pocos minutos de haber ingresado en el partido contra Arsenal, en el estadio de Quilmes,

Cumplida con la fecha de suspensión que le aplicó el Tribunal de Disciplinas de la AFA volvió a formar parte de la lista de concentrados por lo que el sábado pasado ocupó un lugar en banco de suplentes frente a Quilmes.

Y su retornó, en esta ocasión, no pudo ser mejor, ya que Duvan Zapata ingresó en lugar de Maximiliano Nuñez y cuando se jugaba tiempo de descuento marcó el gol con que Estudiantes se quedó con los tres puntos en juego frente al conjunto cervecero.

“LA TERCERA FUE LA VENCIDA”

El propio Zapata, en diálogo con este medio, se encargó de reconocer que “la tercera fue la vencida” a lo que agregó que “cuando regresé me volví a lesionar. Algo increíble, pero después me pasó algo peor: el árbitro me sacó la tarjeta roja a los pocos minutos de haber ingresado frente Arsenal. Yo abrí los brazos y el juez interpretó que lo había hecho adrede. Fue la primera vez que me expulsan en toda mi carrera. La verdad que no lo podía creer, pero son las circunstancias del fútbol y que le pueden ocurrir a cualquiera”, manifestó Duvan Zapata.

A todo esto, la gente de Estudiantes demuestra un cariño particular por el delantero nacido en Cali y que se incorporó al plantel albirrojo el año pasado, cuando el entrenador era Miguel Angel Russo.

“La verdad que todo el afecto que me brinda el hincha de Estudiantes, me reconforta y me hace sentir muy cómodo. Teniendo en cuenta que en los primeros tiempos me costó adaptarme, ya que extrañaba a mi familia y a las costumbres de mi país, pero ese cariño yo se lo trato de devolver con sacrificio y goles adentro de la cancha”, comentó el colombiano.

Más adelante siguió diciendo que “cuando me ven por la calle me gritan: ‘Vamos Negrito que vos podés’ y eso a uno lo hace sentir bien. La verdad que soy un agradecido con la gente de Estudiantes”, explicó Zapata, que pese a su color de piel nunca fue discriminado por un jugador rival en las canchas del fútbol argentino por cuestiones raciales según las propias palabras del delantero colombiano que ha demostrado una gran efectividad con la camiseta de Estudiantes, ya que en los 14 partidos que disputó con la casaca albirrojo -hay que aclarar que no jugó todos los minutos en la mayoría de los encuentros- marcó 6 goles lo que hace un promedio de casi un tanto cada dos cotejos.

Al referirse a Diego Cagna respondió que “es un buen técnico y también una excelente persona. Siempre está apoyando al jugador pese a que no se encuentre actuando en determinado momento, como me ocurrió a mí cuando estuve lesionado. Eso es muy importante, ya que uno se siente valorizado en todo momento y lo mantiene motivado”, señaló Zapata.

“EN TODOS LOS DETALLES”

Más adelante, Zapata agregó sobre Cagna que “a pesar de parecer una persona que habla poco es todo lo puesto. Está en todos los detalles y constantemente se la pasa dando indicaciones para que el jugador pueda crecer en la parte individual y colectiva. La verdad que me sorprendió su forma de ser como técnico”, remarcó el jugador que llegó a Estudiantes procedente desde América de Cali.

Al ser consultado si se considera titular, Zapata acotó que “ese es un tema que le compete al entrenador. Yo trato de dar lo mejor para el equipo cada vez que me toca entrar a jugar, ya sea desde el inicio o saltando del banco de suplentes como ocurrió contra Quilmes y en otros partidos”, subrayó.

6 - Son los que marcó Zapata en los 14 cotejos, que jugó con la casaca albirroja. Gran efectividad del delantero nacido en Cali.

 Dantzel vino con un gol bajo el brazo

Duvan “estrenó” la paternidad con el tanto ante Quilmes

Claro que más allá del gol que le convirtió el sábado a Quilmes, Duvan Zapata se encuentra atravesando un momento de muchísima felicidad, ya que el pasado viernes 26 de setiembre se convirtió por primera vez en papá.

El colombiano fue padre de Dantzel, una niña de casi cuatro kilos de peso, que nació en Calí. La pequeña fue fruto del amor con su esposa Diana, que dio a luz por medio de una cesárea programada.

“La verdad que me siento muy feliz por el hecho de que haya nacido mi hija. Es algo especial y también me cuesta describir este momento que es único”, explicó el delantero caleño.

Zapata pudo viajar a Colombia con un permiso especial otorgado por el cuerpo técnico y la dirigencia para estar junto a su esposa en el nacimiento de su hija, que casualmente coincidió en el tramo que tuvo que purgar la fecha de suspensión.

“Estuve tres días en Colombia -siguió diciendo Zapata- y es algo que jamás me olvidaré. Tener a mi hija en mis manos junto a mi mujer resultó ser maravilloso . Claro que ahora me gustaría estar junto a ellas, pero debo hacer el sacrificio de estar acá porque mi trabajo de futbolista así lo requiere y hoy me debo a Estudiantes”.

Luego agregó que en el mes de diciembre su esposa podría venir a nuestra país con su hija. “Es algo que lo estamos programando” agregó Zapata a lo que añadió que “Diana estuvo en la Argentina cuando transcurría su segundo mes de gestación, pero después todo se complicó para estar juntos por el tema de los viajes y el embarazo”.

Con respecto al gol que le anotó a Quilmes, Duvan comentó que “justo estaba ahí. El arquero trató de embolsar la pelota tras el remate del Chino Benítez, pero no pudo retenerla. Por suerte puede capturar rebote y mandar el balón al fondo del arco que nos permitió cortar la racha de no poder ganar en La Plata”.

Acerca de la conquista frente a Quilmes añadió que “fue una avivada del Chino, ya que en un córner trató de hacerlo el gol olímpico. El arquero mandó el balón por el travesaño. Le pegó la Gata y Benítez entró por atrás como haciéndose el ‘distraido’ y le dio fuerte. Yo justo estaba ahí y solamente la tuve que tocar para el gol”, rubricó Zapata.

El festejo del tanto estuvo dedicado para su hija Dantzel, ya que sus brazos hizo el gesto de “acunar” a un bebé. “El Pampa Gelabert me insistió que no me olvidara de celebrar así cuando hiciera un gol”, cerró.

www.eldia.com.ar